LAS BICICLETAS SON PARA EL VERANO

ROTACIÓN

Aquella bicicleta plata corinto,
lo era todo para mí.
Apareció un día en el local de la asociación
y al verla pensé en un posible "flirt" de verano.
Mas cuando me vine a dar cuenta,
ya era demasiado tarde.

Sus brazos metálicos que en un principio
me parecieron fríos, fueron cediendo a mi gesto
decidido y pronto acabó suplicándome que la llevara lejos.

Entonces, yo era suyo y ella mía y
cuando apretaba mi pecho contra su cuerpo
y corríamos como locos, colina abajo,
nos convertíamos en una extraña aleación de metal y carne,
un amasijo de piel galvanizada, un estallido de fuegos artificiales
que dejaba atrás la casita, el granado y la torreta,
como testigos mudos de nuestra velocidad de vértigo.

Ahora, ¡maldita sea!, la montaba ese cretino de Pepe Charlie,
que ni siquiera se molestaba en engrasarle la cadena.
¡La de vueltas que da la vida!


Rocío Castellano.

Con este microrrelato (firmado con el seudónimo "Sara Maga") ganó el segundo premio de un concurso organizado por una asociación ciclista de Málaga. Siempre que me lo encuentro rodando por mi despacho lo releo y me gusta, así que he decidido escribirlo en mi blog para no tener que arrepentirme el día en que no lo vuelva a encontrar. Lo hago con mucho cariño. Un beso, Rocío.